porfolio IIportfolio

Faltarme el suelo, 2018

FALTARME EL SUELO

Cerca de la casa familiar de los abuelos maternos de Ofelia hay una “torca”, una depresión del terreno que se forman al filtrarse el agua de lluvia por entre los huecos e ir disolviendo las rocas. La acción de ir minando la tierra hace que se formen cuevas que con el tiempo acabaran desplomando el terreno. Este fenómeno kárstico establece un paralelismo con la vivencia de la guerra para los civiles.

Faltarme el suelo es introducir la idea de caída y la falta del suelo, el suelo sobre el que te construyes. Sentir que el suelo cede y que todo el entramado que te hace estar erguido, se derrumbaba y caes y con ello la forma de vida que llevabas, el sustento y la confianza como sujeto, el desplome de tu dignidad.

Es también faltarnos la zona de arraigo, las raíces, desconectarnos de nuestro pasado al habernos desarraigado por los silencios constituidos que han cortocircuitado nuestro presente, como bien nos explica Clara Valverde: “Lo que no se pudo hablar por el miedo, la represión o el desbordamiento psíquico, fue transmitido de nuestros abuelos a nuestros padres y a nosotros de forma no verbal y en gran parte a través del inconsciente. Hemos heredado, sin darnos cuenta y sin desearlo, aspectos nocivos del impacto emocional de lo que vivieron nuestros abuelos.” 1

1 VALVERDE, Clara, Desterrar las palabras, Transmisión generacional del trauma de la violencia política del s.XX en el Estado español, Ed. Icaria, 2014, pág.16

Aquí se muestra una parte del proyecto con motivo de la exposición en la librería Contrabandos, Madrid