portfolio

Bombas, 2016-18

Se trata de vaciados de botellas de leche en hormigón, pretende establecer una
asociación formal entre el alimento y las bombas. La obra se contextualiza en una
revisión de nuestro conflicto armado, la Guerra Civil Española, y forma parte de un
proyecto más global llamado Faltarme el suelo, donde se reflexiona sobre el mismo a
través de los silencios que se han construido en torno al trauma familiar de un abuelo
del que nunca se oyó hablar y que murió hace ahora 80 años.
En esta pieza se relaciona el sustento y la destrucción. La leche como uno de nuestros
alimentos básicos y las bombas, el artefacto explosivo, que crean destrucción, hambre y
la aniquilación de los medios de vida.